O al menos eso debe creer él. Chiba estaba bebiendo con un amigo el pasado fin de semana cuando éste le indicó que un caballero que se encontraba en el mismo local se dedicaba a difundir rumores sobre su situación financiera.

La cosa acabó en pelea y aunque no se sabe quién la inició, lo que es seguro es que ambos estaban borrachos y acabaron heridos. Según fuentes policiales, todo se resolverá probablemente con un acuerdo fuera de los juzgados.